Luego de la tragedia ocurrida en Putumayo donde hasta el momento se han confirmado 254 personas muertas, la Fuerza Aérea Colombiana ha adelantado  operaciones con el fin de establecer un puente aéreo que permita brindar ayuda en el menor tiempo posible a los damnificados con el fin de salvar la mayor cantidad de vidas posible.

Es así que tripulaciones del Comando Aéreo de Mantenimiento -CAMAN-, entre los que se encuentran pilotos y personal médico, entraron en alistamiento máximo desde el mismo instante en el que los organismos de socorro reportaron la emergencia en el sur del país, por lo que se desplazaron de inmediato a órdenes del comando de la Fuerza Aérea, para abordar las aeronaves que se encuentran apoyando las labores humanitarias en los departamentos de Huila y Putumayo.

Aeronaves C295 fueron acondicionadas como aviones medicalizados para transportar heridos inicialmente en las rutas Villagarzón – Neiva y Villagarzón – Pitalito, en el que gracias a la supervisión y experiencia de trece especialistas entre los que se cuentan médicos, enfermeras jefes, ingenieros biomédicos y paramédicos supervisaron el delicado procedimiento, en el que se contaban menores de edad quienes debido a la gravedad de sus heridas y ante la ausencia de sus padres, debieron viajar -incluso- con profesoras como acudientes.

A esta hora las tripulaciones de la Base Aérea de Madrid continúan apoyando las labores de asistencia, transporte aeromédico y ayuda humanitaria como un compromiso de los hombres y mujeres del aire con nuestros hermanos de Mocoa, disponibles 24 horas al servicio de quien lo requiera en cualquier punto de la geografía patria.